A Dios y mis padres mi total y profundo agradecimiento.


Últimamente, he recordado momentos que antes no les daba mucha importancia, como el sacrificio que mis padres realizaron para darme una educación en un colegio privado en Monterrey, México. Mi mamá trabajo siempre por muchos años, y siempre supe que ella era mi primera fan en todo lo que yo hacía.


Independientemente de mis inseguridades y desafíos en mi etapa de adolescencia, no había forma de pensar en mucho e eso ya que mi mamá siempre me recordaba con palabras y detalles lo valiosa que yo era.


Por otra parte, mi papá siempre ha sido mi mejor amigo. Recuerdo disfrutar con él desde partidos de soccer, juntas de su trabajo, conciertos, paseos en la motocicleta, es increíble la afinidad que tenemos en muchas cosas. Lo más increíble son sus mensajes todos los días animándome a dar lo mejor de mí.


¿Por qué te comparto esto? Porque es sumamente importante y necesaria la continua motivación en nuestros hijos. Independientemente de tu situación y si la recibiste o no. Es vital que tus hijos escuchen lo bueno que tu deseas para sus vidas. Frases como: tu puedes, eres hermosa (o), te amo, todo saldrá bien, yo te apoyo, Etc.



Estas son frases que jamás comprenderás lo que puede venir a crear en la mente y el corazón de tus hijos(as).

Dejemos ya de quejarnos delante de ellos, ya no hablemos de mal de la gente y sobre todo, enfrente de ellos. Hagamos todo lo posible para que ellos deseen estar cerca de ti y de mí.

Nuestros hijos son el reflejo de nosotros como padres, ya que pronto llegará el momento en que lo único que quedará de todo esto, serán los buenos recuerdos.

A Dios y mis padres mi total y profundo agradecimiento por ayudarme a ser la mujer que soy hoy, segura de mi propósito en la vida.

2 visualizaciones0 comentarios